lunes, 28 de enero de 2013

U R R A C A S





Esta malvada (u otra como esta) se estuvo riendo de mí durante más de un mes el pasado año. La vi en los bordes salientes de la fachada de enfrente, en mi terraza, en el patio interior donde aparcan los coches y, en fin, un poco por todas partes en torno a mi casa. Nunca pude llegar a fotografiarla. Por más deprisa que fuera a por la cámara o tomara el móvil para poder capturar su imagen, la muy malina emprendía el vuelo dejándome con un palmo de narices.
video 

Mi empeño en obtener su imagen en una terraza casera se debía a lo insólito para mí y supongo que para otros hasta ese momento: antiguamente la urraca era un pájaro rural, de campo, pero poco a poco se ha ido acercando a las ciudades. En mi recuerdo, su imagen va ligada a los encinares de la dehesa, de ahí mi extrañeza al verla -ya capitalina ella- en un entorno urbano.



Hace ya bastantes años leí que por el Valle de Los Pedroches se estaban multiplicando a pasos agigantados hasta convertirse en plaga. También, que siendo propias del sur y de temperaturas cálidas, estaban llegando cada vez más al norte. Actualmente se encuentran distribuidas por toda la península, aunque no suban más arriba de los 1500m, pero últimamente están colonizando zonas donde hasta hace poco eran desconocidas. Pertenecen a la familia de los córvidos y también se las llama picarazas, picazas o muñoncitos.
La urraca es un pájaro reconocible muy fácilmente, no sólo para mí, habituada a verlas desde pequeña, sino en general: su plumaje blanco y negro, así como su larga cola y su robusto pico de color negro, contrastan en la distancia y hacen fácil su identificación.
Las urracas normalmente viven solitarias o en pareja, aunque a finales del invierno y principios de primavera pueden verse  en grupos ceremoniales cuyo propósito aún no ha sido comprendido. Gritan, saltan por las ramas y se persiguen unas a otras. El instinto de almacenar, común a todos los córvidos, está altamente desarrollado en estas aves.
Haciendo averiguaciones sobre estos pájaros me he topado con alguna contradicción: por una parte leo que es un ave “de interés especial” según el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y, por otro, que se están convirtiendo en auténtica plaga. 
En esta ocasión creí que definitivamente la tenía, pensé que al menos la cazaría al vuelo, pero, qué va, ni eso.
En todo caso, entre los cazadores no es demasiado popular, más bien al contrario: su carne no es apreciada en absoluto, en cambio destruye su entorno: roba nidos de otras aves (huevos y polluelos recién nacidos). Ahora, desde que conozco este dato, se me están haciendo antipáticas y las recuerdo con horror -cuando tanto me gustaba mirarlas- hace unos años en los mismos  álamos negros donde anidaban los gorriones, delante de mi casa, en Conquista. Ahí me percaté por primera vez de cómo iban ampliando su territorio.

Como decía al comienzo de mi escrito, el pasado año hice múltiples intentos, todos vanos, de capturar su imagen. Pondré aquí debajo algunas fotografías fallidas. 


Aquí, la cornisa vacía; ya había volado.





Aquí también estuvo posada décimas de segundos antes
Al menos me quedó el consuelo del gorrión a través del cristal



Definitivamente no fue posible. Al fondo, palomas, pero de urracas, ni rastro.

Ayer, volví a verlas en torno a mi casa, en los árboles de mi calle. Se trataba de una pareja y, una vez más, fueron más rápidas que yo desapareciendo y dejándome  con cara de boba.


----
Cuatro días después de publicar esta entrada y revisando fotos, descubro que en una sí aparece una de estas urracas a las que tanto perseguí. Se ve arriba a la derecha.  Es verdad que estaba yéndose, pero ¡la cacé!

12 comentarios:

  1. La urraca es muy lista y huidiza, se alimenta de todo lo que pilla y ahora ha llegado a las grandes ciudades.
    Antes no me ha dejado mandar comentario.

    ResponderEliminar
  2. Cuando pequeña me contaban que las urracas roban todo lo que brillaba, una aguja el dedal toda clase de objectos metálicos se los llevaban al nido.
    Me gusta tu entrada.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Rafi, eso dicen. He estado leyendo muchísimas cosas sobre ellas y por lo visto es muy lista. Uno de los poquísimos animales capaces de reconocer su imagen en un espejo, etc., etc.

    ResponderEliminar
  4. No había oído sobre los robos de otros nidos y polluelos, pensaba que eso correspodía al Cuco, de pequeño las cazaba con el tirachinas y las comía fritas con ajos, no estaban malas... los lagartos tampoco. Con el tiempo, he llegado a apreciarlas, frente a mi casa hay un parque donde se ven con frecuencia, muy capitalinas en efecto. En primavera y verano, cuando resido en el campo, les pongo comida y agua. Me oculto para verlas de cerca, compiten por la comida con una familia de tórtolas, mirlos y gorriones, las tórtolas y las urracas anidan en dos pinos a menos de cien metros de la casa, los gorriones en los huecos de la leñera. Estoy encantado con estos vecinos.GERMÁNICO

    ResponderEliminar
  5. Qué suerte tienes de poder observarlas de cerca. Te imagino de chico cazando todo bicho que se te pusiera a mano: el lugar desde luego era propicio. Yo también probé el lagarto, que me parecía buenísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena no haber coincidido, hubiésemos hecho un buen equipo..... seguro!

      Eliminar
  6. Hola Maluca:

    Hago un nuevo intento, porque no entró mi observación anterior.
    Creo que la urraca, mientras tú la trataste de fotografiar, se consiguió una máquina, la que disimuló entre su cuerpo y te sacó una foto a ti.Ahora la está vendiendo a buen precio entre sus congéneres. Es que las urracas son muy traicioneras.

    Te mando un beso austral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro europeo para ti Esteban. Si hiciste algún otro comentario, no entró, sólo éste. Ingenioso.

      Eliminar
  7. A mi me gustan las urracas. En la casa de ciudad, donde vivian mis padres había un jardín en el interior de la manzana, que tenía un hermoso cerezo en el linde de dos fincas con difícil acceso, pero en él habitaba una pareja de urracas que me distraían con sus vuelos y peculiares graznidos. El macho tiene bonitas plumas, la hembra es toda negra y con el pico anaranjado. En los jardines de Coruña, en el centro de la ciudad, también he visto alguna. En Galicia siempre se dieron pero por el momento, que yo sepa, no hay plaga.

    Un fuerte y cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chela, el pájaro negro con pico naranja ¿no sería un mirlo? Tengo entendido que las urracas, macho y hembra, son blancas y negras con irisaciones metálicas, azules, y verdosas. Pero puedes tener razón, no soy experta, ya me gustaría. Un abrazo,

      Eliminar
  8. Me pregunto por qué se convirtió un dia la palabra "Urraca" en nombre de mujer. Menos mal que eran reinas o aristócratas para poderse reconciliar con tal nombre!( hay una noble "Urraca" en la novela que leo actualmente, es una historia del siglo XII en España).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no he investigado a ver qué fue primero (seguramente el pájaro), pero para el nombre de mujer he encontrado esto: http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=2964

      Eliminar