lunes, 18 de febrero de 2019

OTRA VEZ

Ayer, otra vez una mañana preciosa en Madrid. Otra vez tiempo soleado, aunque frío. Otra vez lecturas interesantes en el autobús: artículo de Elvira Lindo en El País, de Luis García Montero en Info Libre, encuestas en El Periódico y La Vanguardia, resumen del libro Manual de Resistencia, de Pedro Sánchez e Irene Lozano... Sensación de tiempo bien aprovechado. Otra vez café con leche y porras en Arpegio. Otra vez comprobación de que el suelo de la puerta de entrada al Auditorio madrileño no está solucionado de la mejor manera. Los tacones se traban peligrosamente en el gran espacio que hay entre adoquines, no bien lisos y pulidos, sino, al contrario, muy irregulares. Otra vez maravilloso e interesantísimo concierto. 
Y constatación, otra vez, de que los arquitectos no saben todavía que las mujeres necesitamos más servicios que los hombres puesto que, para la misma operación, orinar, necesitamos el triple de tiempo  que ellos. Debemos abrir una cremallera para  bajarnos pantalones o falda y unas bragas y sentarnos, levantarnos y rehacer la operación  o, la mayoría de las veces: subirnos la falda o el vestido, bajarnos los pantis, la faja (en su caso) y las bragas y, por fin, sentarnos. Levantarnos y volver a colocar cada cosa en su lugar. Eso lleva más tiempo que abrir y cerrar una cremallera sin cambiar de postura. Haced la prueba. Me pregunto: ¿los arquitectos no ven las colas de mujeres en los servicios de teatros, salas de fiesta, de conciertos, cines, estaciones de tren, de autobuses, bares de carretera cuando para un autobús, etc. etc? ¿No las ven? Si las ven, ¿qué piensan? ¿nos gusta hacer cola? Para mí está claro. Las mujeres tardamos más, luego en sitios donde haya 10 o 15 minutos para ir al servicio, necesitamos el doble de servicios que los hombres puesto que tardamos casi el triple de tiempo. ¿Esto hay que dárselo así de masticado? ¿Ninguno ha caído en la cuenta? Son años y años de comprobación. Me desespero.
El gran Zukerman, en el centro.

Y el concierto. Director: Ramón Tebar. Violín: Pinchas Zukerman

Joaquín Rodrigo, A la busca del más allá, Amadeus Mozart, Rondó para violín y orquesta en do mayor, Tchaikovsky, Serenata melancólica en sí bemol menor, opus 26, Beethoven, Romanza para violín y orquesta en sol mayor, nº 1, opus 40 y, en la segunda parte, Sergei Rachmaninov, Sinfonía nº 2 en mi menor, opus 27

Otra vez vuelta tranquila, con la cabeza llena de música y maravillosas sensaciones.

lunes, 26 de noviembre de 2018

CRUZAR LOS LÍMITES. Concierto



El Auditorio, aún sin público, aunque tampoco se llenó.



Qué gusto da viajar a Madrid sin tener que conducir y con poca gente en la carretera. Para que eso ocurra se tienen que dar varias circunstancias a la vez. Por ejemplo que sea un domingo por la mañana temprano, que los madrileños estén hartos de fiestas y rezagados esperando las próximas. Efectivamente el día 9 viernes había sido la fiesta de la Almudena, patrona de Madrid y, el que más y el que menos, aprovechó para hacer una escapadita. 

Y ayer, además,  fue la inauguración de la nueva Gran Vía. Bueno, de nueva tiene poco, pero es verdad que ahora sus aceras son mucho más anchas y están adornadas con perales, dicen que chinos. Hay nuevos semáforos, jardineras y bancos. También tuvo lugar el primer encendido de Navidad. Total, que entre estas circunstancias y que el tiempo estaba nublado con intervalos de llovizna, que era fin de mes y previendo las fiestas que se avecinan, mucha gente parece que se quedó en casa esa mañana de domingo. Eso propició que nosotros, nuestro autobús particular, que salió de Toledo antes de las diez, tardara unos cuarenta y cinco minutos en hacer su ruta, cruzó Madrid en un santiamén y llegamos al Auditorio Nacional con tiempo suficiente para dar un corto paseo y tomar otro café antes del concierto.

Sí, ayer estuvimos de concierto en el auditorio. Uno más. Si el día empezó bien, lo que vendría a continuación sería aún mejor. El auditorio no estaba lleno. Se notaba que era el tercer día.

De primer plato tuvimos Las Hébridas, de Mendelssohn, pieza romántica pero llena de energía. A pesar de las novedades que le siguieron fue con la que más disfruté.

A continuación escuchamos el Concierto para dos pianos, de Bryce Dessner, joven músico americano. Esta obra fue un encargo de la Orquesta y Coro Nacionales de España, London Philarmonic Orchestra, Borusan Culture Arts Centre, Dresden Philharmonie y Orchestre de París. Fue estrenada en Madrid, aunque, como digo más arriba, era el tercer día que la interpretaban. Dessner es el guitarrista de una banda de rock, The National, que también ha compuesto bandas musicales para el cine, como la de El Renacido. Dicen los entendidos que su música es deudora de las corrientes minimalistas y así lo sentí yo, bastante lega. Mucha percusión y una cosa que me llamó la atención: me encontré absolutamente pendiente de cada músico, cada movimiento.  Qué instrumento sonaba, cuál iba a sonar a continuación. Cuando en alguna ocasión cerré los ojos para que me embargaran los sonidos, enseguida volvía a abrirlos para disfrutar y unir al sentido del oído, el de la vista. Costaba trabajo separar los ojos de las manos de las pianistas, pero otros instrumentos requerían enseguida mi atención. Fue vibrante y emocionante. Las hermanas Labèque, Katia y Marielle, para quienes fue escrito el concierto, estuvieron magistrales al piano. 

Y después del descanso, Igor Stravinsky y su Petrushka. La obra, escrita para ballet en 1911, consta de un solo acto y cuatro escenas. 

El concierto de este ciclo se llama "Cruzar los límites" y eso es lo que hace, son todas ellas obras rompedoras, rabiosamente modernas, sobre todo la del joven Dessner.

A la vuelta Madrid seguía tranquilo y precioso. Bordeamos el Retiro y el sol hizo acto de presencia para que viéramos los ocres, verdes y amarillos de los árboles aún más luminosos. Después, por el camino, tuvimos más chaparrones.

lunes, 27 de agosto de 2018

VIAJE AL SUR DE FRANCIA


VIAJE AL SUR DE FRANCIA


Desde hace algunos años, una pareja amiga de Toledo nos propone pasar algunos días juntos durante las vacaciones de verano. Hubo un proyecto a Sicilia que se frustró y algunos otros que sí se llevaron a cabo: los visitamos en su casa de Mijas y ellos, a su vez, a nosotros en la nuestra de Conquista.

Ahora él tiene algunas dificultades de desplazamiento debido a una enfermedad en las piernas y, desde hace algunos años, eligen casas de planta baja en sitios tranquilos. Esta vez eligieron Ariège, en el sur de Francia, a los pies de los Pirineos del otro lado, concretamente en el pueblito de Saint Paul de Jarrat, donde ya habían estado el año pasado. Nos lo propusieron en el mes de mayo. Su casa era grande y, aunque sus hijos y nietos los iban a visitar, les quedaba libre la última semana de julio. Decidimos aceptar. Nos apetecía mucho volver a Francia, concretamente a esa zona que queda justo detrás de Andorra y que no conocíamos.

Como últimamente nos fatigan los kilómetros en coche, hicimos un combinado: a Lérida en tren desde Madrid y allí, en un coche de alquiler, conducir hasta el lugar.

Este viaje, aparentemente cómodo, no lo es tanto. Lo sería un poco más si viviéramos en Madrid, pero... ¡vivimos en Toledo! Así que hay que salvar ese primer pequeño obstáculo: un tren desde Toledo a Madrid. Una vez en Madrid es muy incómodo y una pérdida de tiempo salir de la zona de seguridad de la estación de Atocha y volver a entrar en ella para tomar el tren hacia otro lugar, en este caso, Lérida. Afortunadamente la espera entre un tren y otro no fue muy larga. El tiempo justo de hacer el traslado sin agobios de tiempo y tampoco tener que esperar demasiado.

Una vez en Lérida, el trámite del coche de alquiler fue rápido, no así la salida de la ciudad, sin indicaciones de ningún tipo. A esas alturas ya íbamos cansados y aún nos faltaban unos trescientos kilómetros de carreteras con no muy buen firme y de muchas curvas.

Sobre las tres y media de la tarde paramos a comer. No teníamos mucho apetito pero el temor a encontrar todo cerrado nos hizo detenernos.

A medida que nos acercábamos a la frontera, la vegetación se hacía más frondosa y abundante; el cielo se iba cubriendo. Qué sensación más extraña atravesar una frontera sin apenas darte cuenta. Qué diferencia de cómo lo hice la primera vez por carretera, precisamente por este mismo lugar, pero volviendo de Francia. La primera vez absoluta fue en el aeropuerto de Orly, en París, en tránsito hacia mi primer viaje al extranjero, Yibouti.


Las nubes eran cada vez más bajas, poniendo coronas de gasa gris perla a los picos y, arriba,  el cielo se tornaba más oscuro. Mi ánimo, creo que también el de Daniel, necesitaba ese frescor húmedo que respirábamos en las paradas que íbamos haciendo al borde mismo de la carretera, cuando el terreno lo permitía, para contemplar las altas montañas llenas de verdor. La lluvia hizo su aparición en varios tramos, pero nosotros íbamos felices. Teníamos ganas de "norte" y sus peculiaridades, no importaba que fuese julio.

Con alguna llamada pidiendo información y alguna parada para lo mismo logramos llegar. Claudia salió a nuestro encuentro en el centro del pequeño pueblo y nos guió hasta su casa, algo escondida.

La casa, blanca, con grandes contraventanas pintadas de verde, tenía un gran jardín y un huerto abandonado, que  denotaba haber sido cuidado con primor en otros momentos; la ordenación de los surcos, las plantas, las flores, así lo indicaban. Había muchos árboles frutales con las ramas vencidas por la cantidad de frutos que nadie recogía. La parte trasera, adonde daban los dormitorios estaba sembrada de hortensias que literalmente se metían por las ventanas. ¡Un espectáculo!


Los cuatro o cinco días pasados allí fueron tranquilos, con visitas a los pueblos de alrededor. La casa, dispuesta para ser alquilada, estaba llena de folletos con todo tipo de información sobre los lugares de interés. Hicimos una selección de aquello que más nos atraía y que no quedaba lejos pues, pensando en la vuelta, no nos seducía hacer demasiados kilómetros.



Marcamos para visitar algunos mercadillos de los pueblos cercanos, donde la gente lleva lo que recoge de sus huertos, jardines, granjas... y también lo que elaboran con sus manos, no sólo los típicos quesos y salchichones, sino platos preparados para llevar, con cosas tan impropias del lugar como unos calamares rellenos.

Estas visitas a los mercados nos servían para conocer el pueblo, su plaza, iglesia... visitamos la villa y el castillo de Foix, el de Montsegur, una curiosa iglesia en una gruta en Vals. Los franceses, tan fantasiosos, le llaman la iglesia "troglodita". El mercado más importante, también la ciudad, junto con Foix, fue el de Mirepoix, con una plaza porticada llena de terrazas atestadas de gente, no sé si sólo por ser día de mercado.
Monument national des guerrilleros. Encontramos muchos apellidos españoles por la zona.

Camino de estos mercadillos hacíamos incursiones en pueblos aún más pequeños en los que no encontrábamos a nadie por -a veces- la única calle. Pero nos encantaba el pintoresquismo de lo rural auténticamente francés. También disfrutamos del silencio y la prudencia de los vecinos.







Jugábamos con los nombres de las calles y lugares intentando averiguar cuáles estaban escritas en occitano, su significado, su comparación con el francés, español, catalán...

La vuelta la hicimos con más calma. Primer tirón hasta Puigcerdá, donde nos detuvimos para comer, estirar las piernas paseando el centro y luego seguir hasta Seo de Urgel, donde pernoctamos en un hotelito muy agradable y céntrico que reservamos sobre la marcha sin problemas. Llovía a cántaros cuando llegamos, después escampó. Nos gustó mucho recorrer sus calles mojadas antes de cenar y recogernos.

Al día siguiente nos dió tiempo a visitar Lérida y devolver el coche, no sin cierto nerviosismo al final, pues el tiempo se nos echaba encima y el tren no nos esperaría.  Llegamos a tiempo. 








lunes, 28 de mayo de 2018

NUEVA YORK

Desde mi última entrada, y antes, he estado visitando exposiciones, haciendo viajes, viendo películas... tomando notas, fotos, guardando folletos. A veces, en algún concierto, he buscado a tientas un bolígrafo en el bolso para anotar las sensaciones de ese preciso instante y después reflejarlas aquí. Todo lo he guardado durante un tiempo hasta que, harta de verlo encima de la mesa y cuando ya todo olía a rancio, he acabado tirándolo. Por eso este blog está últimamente ayuno de noticias.
Por eso voy a subir aquí ahora algunas de las muchas fotos tomadas en mi último viaje a Nueva York, porque las notas tomadas están un poco pasadas y preveo que, de seguir con esta apatía, las fotos se queden también en el baúl de los recuerdos.